NUEVO MEXICO.- UN PARAISO DE MANANTIALES TERMALES
09/08/06

Cuando los españoles llegaron a Nuevo México en búsqueda de las siete ciudades doradas de Cíbola y Quivira, encontraron algo mucho más valioso y práctico; esplendorosos valles, majestuosas montañas, y aguas termales con poderes curativos y tal vez hasta milagrosos. Aunque ya corría la noticia que Juan Ponce de León había fracasado en encontrar la fuente de eterna juventud en otras partes de América, eso no desanimó a los nativos del territorio de Nuevo México que continuaron con sus antiguas tradiciones y ceremonias religiosas dedicadas a aprovechar los muchos atributos rejuvenecedores de los manantiales termales que abundan en la región. Al cabo de los siglos, la fama de estos ojos de agua misteriosa fue creciendo, y con su nueva popularidad también crecieron las oportunidades de recreación y usos medicinales. Hoy en día existe una gran red de balnearios por todo el estado norteamericano, algunos han sido incorporados a lujosos y elegantes hoteles y spas, mientras que otros se encuentran aislados entre magníficos peñascos en densos bosques verdes.

En la zona del norte del estado esta un balneario llamado apropiadamente “Ojo Caliente.” Es uno de los balnearios naturales más antiguos del continente y además tiene el distinto privilegio de ser el único lugar del mundo en el cual cuatro diferentes tipos de agua geotérmica se unen en un manantial que muchos juran tiene características inexplicablemente benéficas para la salud. En este escondido edén, expertos en el arte de relajamiento le enseñarán técnicas de yoga y meditación y si no consigue despejar la mente, los masajistas lo mimarán con tratamientos corporales y hierbas curativas que lo harán olvidarse de cualquier preocupación. Si las aguas, el yoga, y el masaje no fuesen suficientes para rejuvenecer el alma, es probable que el escenario paradisíaco de estos místicos brotes de agua lo relajarán al punto de borrarle un par de añitos y tal vez una que otra patita de gallo.

Para aquellos que buscan combinar algunos caballos de fuerza con las fuerzas metafísicas de los balnearios, el pequeño pueblo de Truth or Consequences es el destino perfecto. A un lado del pueblo, la presa de Elephant Butte la dará la oportunidad de montar un jet ski poderoso y gozar de un paseo lleno de adrenalina. También podrá practicar el esquí acuático o intentar pescar uno de los gigantescos peces que se dice existen en las profundidades del agua. Para recuperarse de las fuertes emociones, tendrá una gran selección de balnearios terapéuticos con masajistas especializados en el uso de aquellas aguas termales que se encuentran por todo el pueblo, inclusive hasta desbordándose por las calles históricas.

Con tantas opciones, usted nunca estará lejos de un balneario espectacular en Nuevo México. Es probable que La Tierra del Encanto nunca revele dónde se encuentran las míticas ciudades doradas de Cíbola que tanto buscaban los colonizadores Españoles, pero muchos juran ya haber encontrado no solo una sino muchas fuentes de eterna juventud en este maravilloso estado. Así que después de un día de compras, golf, esquí, casinos, o museos, no se le olvide quitarse unos años de encima con un clavadito en uno de los muchos manantiales termales.

Efraín Villa –Departamento de Turismo de Nuevo México

Comentarios