El holandés del Dakar que se hizo hincha de Racing
29/01/09

Se llama Rick Fischer, es holandés y terminó haciéndose hincha de Racing cuando alguien del público -entre Neuquén y Mendoza- le entregó su camiseta a cambio de la suya.

Una historia más de las tantas anécdotas que dejó el Rally Dakar en la Argentina: el camión 826 de logística que tripulaban junto a Fischer, Frank Faerber y Luis Borgelink, y que acompañaba al buggy Honda de competición número 328, se detuvo sorpresivamente al ingreso del campamento en la ciudad de Mendoza. La gente vivaba y el conductor tocaba bocina de manera alocada y sacó medio cuerpo afuera por la ventanilla contaqiado por la euforia del público mendocino que se concentró masivamente a las puertas del estadio mundialista Malvinas Argentinas, donde se llevó a cabo ese campamento.

Fue allí la sorpresa, cuando se vió que no llevaba una camiseta argentina, los hinchas de Racing gritaban más que el resto y Fischer lo notó: "hay gente que cuando ve esta camiseta se vuelve ´crazy´" le confesó el holandés un rato más tarde a Turismo 530, medio que se encargó de explicarle que esa camiseta llevaba los colores similares a los de Argentina pero que era de un equipo de fútbol de nuestro país.

Fischer comentó que se la cambiaron por una suya entre Neuquén y Mendoza (a esa altura del Dakar se pierde noción del tiempo y del espacio) y empezó a preguntar por Racing, ya que le gustó como la gente lo recibía. "Es un equipo que anda muy bien?"- preguntó en inglés. No, respondimos. Entonces se tocó el corazón y dijo Racing. Lo que dio a entender que se suma a la enorme fila de apasionados hinchas de La Academia.

Fischer dijo que no olvidará mientras viva el paso por nuestro país y coincidió con otros mecánicos, preparadores y pilotos que aseguraron no querer volver nunca más a Africa. "La calidez de su gente, los paisajes y esta camiseta que me llevo de ruecuerdo" -y volvió a tocarse el corazón y dijo en inglés, con una amplia sonrisa: "Racing".

Por Daniel Baroni/ Turismo 530

Comentarios