San Juan: esperan multitudinaria cabalgata de Fe a la Difunta Correa
03/04/07

Organizada por la Federación Gaucha Sanjuanina, la travesía se realizará del 20 al 22 de abril e incluirá una jineteada y un festival folclórico con la presencia del Chaqueño Palavecino. Se trata de una de las cabalgatas más grandes de Sudamérica.

La XVIII Cabalgata de Fe a la Difunta Correa, que se realizará en San Juan del 20 al 22 de abril, fue presentada hoy en el auditorio de la Secretaría de Turismo de la Nación, con la presencia de autoridades nacionales y provinciales.

Organizada por la Federación Gaucha Sanjuanina, se trata de una de las cabalgatas más grandes de Sudamérica, que este año incluirá un festival folclórico con la participación del Chaqueño Palavecino en la segunda de sus tres jornadas.

En la presentación, la coordinadora del Consejo Federal de Turismo, Patricia Vismara, destacó la profunda vinculación de la convocatoria con una de las demostraciones de fe más arraigadas del pueblo argentino y subrayó la autenticidad de su atractivo turístico. Del lanzamiento también participaron el director de la Casa de la Provincia de San Juan, Leonardo Gioja, y el presidente de la Federación Gaucha Sanjuanina, Enrique Tapia.

La travesía se iniciará este año el viernes a las 14 desde la plaza Aberastain de la ciudad de San Juan, con un arribo a Caucete estimado para las 20, donde se armará un fogón criollo. El sábado, la cabalgata saldrá de Vallecito a las 7 e incluirá paradas para un almuerzo criollo, una jineteada en el predio de la Difunta Correa y un festival folclórico. El regreso al punto de partida está previsto para el domingo a las 9.

En 1841, Deolinda Correa partió desde la ciudad de San Juan en busca de su marido, prisionero en Valle Fértil. Consumidas sus previsiones, murió de sed en las cercanías de Caucete pero su cuerpo fue encontrado junto al de su hijo, que sobrevivió amamantado por su madre ya fallecida.

La fe popular levantó el “Santuario de la Difunta Correa” en Vallecito, en el kilómetro 62 de la ruta de San Juan a Chepes, un oasis en medio del desierto sanjuanino.

Comentarios