Volver a lo natural: un circuito con identidad
05/09/16

En Entre Ríos una red de productores y familias rurales, acompañados por el INTA, diseñaron un recorrido que invita a los visitantes a conocer los sabores, saberes e historias del campo.

En Entre Ríos, unas 50 familias del norte, centro y sur del Corredor del Uruguay ofrecen un recorrido que invita a los visitantes a conocer los sabores, saberes, historias y la cultura de las familias que viven en el campo. Una red de productores rurales, acompañados por el INTA, la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) de la Nación y el INTI diseñó un circuito que encanta a los turistas, con la marca comunitaria Volver a lo Natural.

Bernardita Zeballos, comunicadora del INTA Entre Ríos y coordinadora del proyecto, explicó: “Estos emprendedores entrerrianos ofrecen alojamiento, tareas tradicionales de campo, actividades recreativas, paseos y degustación y venta de productos artesanales que revalorizan la producción de alimentos saludables y permiten una conexión con el entorno natural”.

Desde hace cuatro años, trabajan en la incorporación del turismo como una estrategia para diversificar las actividades y deleitan a sus visitantes. “Es un circuito en la provincia que encanta a los turistas por la calidez de sus habitantes”, indicó.

Así, el INTA junto con la Secretaría de Agricultura Familiar acompañaron a los productores en la generación de una marca colectiva que los identifique. En este sentido, Zeballos explicó que “Volver a lo Natural se convirtió así en una marca que nuclea a los emprendimientos, identifica a todo el corredor, contiene la diversidad de propuestas y presenta una propuesta turística ordenada”.


Los emprendedores entrerrianos ofrecen alojamiento, tareas tradicionales de campo, actividades recreativas, paseos y degustación y venta de productos artesanales.

De acuerdo con Daiana Pérez, representante de la SAF, “la idea de ‘volver’ implica reflexionar y revalorizar la importancia del sector rural y de la producción de alimentos; mientras que ‘natural’ apunta a repensar la relación entre el hombre y la naturaleza, no sólo desde quienes producen sino también desde quienes viajan”.

En esta línea, el proyecto de turismo rural del Corredor del Uruguay busca “que los visitantes elijan como destino lo natural debido a que implica un rescate de la cultura, de las raíces históricas, de la gastronomía típica de cada territorio y de la relevancia del paisaje y las familias rurales en la sustentabilidad”, señaló Pérez.

En su gran mayoría, estos productores familiares trabajan en forma asociativa e integran grupos Cambio Rural y proyectos de apoyo al desarrollo local. Además, cuentan con el apoyo de los Municipios y de otros organismos como CAFESG y el Ministerio de Trabajo de la Nación.


Para Pérez “la idea de ‘volver’ implica reflexionar y revalorizar la importancia del sector rural y de la producción de alimentos”.

En el 2012, el INTA impulsó la organización del proyecto con el objetivo de potenciar y posicionar el turismo rural en la provincia. “Nuestra primera idea era organizar e integrar la oferta, homogeneizar criterios de trabajo y darla a conocer de manera ordenada”, recordó Zeballos quien aseguró: “Hoy, cuatro años después, no sólo es un sueño hecho realidad, sino que además, presentamos una marca que simboliza la integración y la consolidación del trabajo en red”.

El proceso creativo de diseño se nutrió de insumos y aportes que realizaron productores, emprendedores y técnicos en talleres participativos que se realizaron durante 2015. Allí, se identificaron criterios y elementos para una estética en común y una marca que identifique los valores que dan base a estas propuestas.

“Transitamos un proceso de relevamiento, sistematización y diseño en el que participaron diseñadoras de INTI, un diseñador local y comunicadoras de la SAF y del INTA”, indicó Pérez y agregó: “Intentamos sintetizar y reflejar los valores que sustentan las propuestas de turismo rural y el sentido que los actores le dan a su trabajo, identidad y territorio”.

La marca “Volver a lo Natural” se resolvió con la implementación manuscrita para dejar de lado el bolígrafo y utilizar pluma y tinta, en línea con los valores de originario, natural y no industrializado. “Se trabajó con un trazo suelto, auténtico y desinhibido que denota confianza y realza el mérito de lo manual y artesanal, una de la impronta trascendental de los emprendimientos turísticos que integran la red”, destacó Zeballos.

Además de la presentación de la marca colectiva en Chajarí y San José, se presentó una propuesta de formalización de la Red y un sistema de garantía participativa para resguardar y cuidar la marca construida entre todos.


Comentarios