Diez construcciones impresionantes en la República Checa
04/12/16

Te presentamos algunos monumentos y edificios que han jugado un importante papel en la historia de la República Checa y que seguro querrás visitar durante tu estadía. Los edificios son testigos del tiempo. En la República Checa, algunos han vivido cientos o miles de años y otros “tan solo” décadas pero también han conseguido marcar significativamente la historia:

1. Villa Tugendhat

Una de estas obras es la Villa Tugendhat, hallada en Brno. Esta perla de la arquitectura moderna pertenece a la lista de la UNESCO. Es considerada como la obra más destacada, entre trabajos previos a la guerra, de Ludwig Mies van der Rohe, el padre de la arquitectura moderna. Por una exagerada cantidad de dinero que por aquel entonces, en los años 30, habría servido para financiar la construcción de treinta casas familiares, un conocido magnate de la industria la dejó construir como regalo de bodas para su hija Greta Tugendhat, aunque el matrimonio vivió en ella solo ocho años. En el año 1938 la abandonaron huyendo de la persecución nazi, por ser judíos, quienes se apoderaron de la villa. En el año 1945, la tomó el Ejército Rojo con su caballería, cosa que no favoreció al interior del edificio. Durante unos años después, la villa sirvió como centro de rehabilitación hasta que, en el año 1969, el edificio se convirtió en un monumento cultural y, en el año 2001, una de las joyas declaradas Patrimonio Mundial.

2. Antena de transmisión televisiva de Ještěd

En las Montañas de Jizera (Jizerské hory) destaca una curiosa construcción en la que confluye una antena de transmisión televisivun hotel y uno de los edificios más emblemáticos de Bohemia del Norte y la República Checa. Ještěd es fruto del arquitecto Karel Hubáček, que la construyó con una forma no convencional: un hiperboloide rotativo. Por el creativo empleo de la tecnología y arquitectura en su proyecto, el arquitecto recibió el Premio Auguste Perret, el galardón más importante recibido por un arquitecto de la República Checa. Podrás llegar hasta la antena en teleférico o andando, ambos viajes tienen su encanto.

3. Santini y Zelená Hora

Para que podamos presentar la obra del ilustre arquitecto checo de procedencia italiana Jan Blažej Santini-Aichel, hay que remontarse al cambio del siglo XVII al XVIII. Santini nació en una familia cantera. Debido a una discapacidad física, no pudo continuar con el oficio familiar y, a pesar de eso, aprendió el oficio de cantero y además de dedicarse a la pintura. Tras finalizar sus estudios emprendió un viaje en el que llegó hasta Roma, donde le otorgaron el título de arquitecto. Tras su regreso a los Países Checos, se dedicó a hacer proyectos de manera particular, de los cuales varios se han conservado hasta ahora. Es conocido el Monasterio Barroco de Plasy y su escalera volada, la Iglesia de la Asunción de la Virgen María y San Juan Bautista (Kostel Nanebevzetí Panny Marie a svatého Jana Křtitele) en Kutná Hora o el Palacio de Kolovraty en Praga. Aunque el monumento más conocido y deslumbrante es la Iglesia de peregrinación de San Juan Nepomuceno de Zelená hora junto a Žďár nad Sázavou. En él, Santini juntó las bases del barroco, el gótico y la simbología. En sus proyectos utilizaba números concretos de manera deliberada como, por ejemplo, el tres: el número de la Santísima Trinidad.

4. Casa danzante

A la orilla del río Moldava (Vltava), en el centro de Praga, encontrarás un edificio que destaca entre los demás por su original diseño, su brillo, que se refleja en su superficie acristalada, y le otorga al edifico el parecido de un baile de pareja, concretamente por los bailarines más famosos de todos los tiempos: Fred Astaire y Ginger Rogers. Su original construcción fue reconocida incluso por la revista americana Time, cuando la Casa Danzante (Tančící dům) fue nombrada Diseño del año 1996. Tú también lo puedes apreciar y certificar. En su interior, además de varias oficinas, también hay una cafería, un restaurante y salas de exposición.

5. Hospital Kuks

Hace algunos años, el amplio recinto barroco pasó por una importante reconstrucción y se convirtió en uno de los monumentos más bonitos y visitados de Bohemia del Este. El Hospital Kuks fue construido como lugar de retiro de veteranos, de los cuales se ocupaba la Orden de los Hermanos Clemente. Es popular, entre otros, gracias a su Iglesia de la Santísima Trinidad o su farmacia, una de las más antiguas del país. Pero sobre todo, debido a que su diseño fue realizado por los mejores artistas de su época. Por ejemplo, Giovanni Batista Alliprandi y el escultor Matyáš Bernard Braun, autor de varias famosas esculturas alegóricas de los vicios y las virtudes, con las cuales querrás pasar todo el día.

6. Monumentos cubistas

La unión ea, ntre la arquitectura y un estilo artístico tan específico como el cubismo, es una especialidad y orgullo checo. Los arquitectos del país, liderados por Josef Gočár, se dejaron influenciar por el arte contemporáneo e intentaron representar sus principios incluso en las paredes de sus edificios. Y lo lograron con éxito. Una muestra de ello es, por ejemplo, la Casa de la Virgen Morena de Praga (Dům u Černé Matky Boží), varias mansiones de Olomouc o el edificio balneario de Bohdaneč.

7. Torre de Televisión de Žižkov

No todas las construcciones tienen una repercusión positiva en la historia. Es el caso de la emisora de televisión del barrio de Žižkov, en Praga. Basándonos en encuestas realizadas a los principales expertos del tema, se trata de la segunda construcción más fea del mundo. Pese a la opinión que puedas tener, la verdad es que forma parte de Praga y los praguenses ya no se podrían imaginar la capital de la República Checa sin ella. Y esto también se aplica a los bebés negros que desde hace años trepan por su superficie. En la Torre de Televisión de Žižkov podrás disfrutar de unas excelentes vistas de todas las partes de Praga, de una exquisita comida o café y postre. O directamente puedes pasar la noche en la exclusiva y única habitación del hotel One Room Hotel.

8. Pabellón de la Expo

También hay construcciones que representan a la República Checa de una manera muy positiva. Es el caso del Pabellón Checoslovaco de la construcción mundial de la Expo del año 1958. Para su época, la moderna construcción recibió, en una exposición, el mejor premio junto con otros trece galardones. Gracias a su éxito, fue transportada a Praga y construida, de nuevo, en Letná. A día de hoy, no se encuentra abierta al público pero puedes verla tras un agradable paseo donde conectarás con la naturaleza del Parque de Letná (Letenské sady), lleno de románticos rincones y espectaculares miradores desde donde podrás admirar la Ciudad Vieja de Praga.

9. Zlín

Zlín es una ciudad ubicada al Sureste de la República Checa, asociada a una de las figuras más importantes de su historia económica. Aquí inició su imperio del calzado Tomáš Baťa cuyo nombre brilla en tiendas de zapatos de todo el mundo. El negocio de calzado de Baťa tuvo un sorprendente éxito, hecho que se refleja también en su ciudad de origen. La ciudad de Zlín, gracias a él, cambió su infraestructura para favorecer la demanda de una ciudad industrial por todo lo alto. Pero si estás esperando ver la tristeza del acero, estás equivocado. Zlín es el reflejo de una combinación entre lo bello y lo útil. La prueba está en que, literalmente, cautivó al célebre arquitecto Le Corbusier.

10. Terezín

A día de hoy, la ciudad fortaleza de Terezín sigue recordando la época de guerra y su trágica etapa de la historia cuando los nazis, durante la segunda guerra mundial, la transformaron en un gueto judío y cárcel de la Gestapo. Hoy en día, es un monumento nacional con varias zonas conmemorativas y exposiciones. Puedes venir aquí si también quieres conocer la parte triste de la historia de los Países Checos.

Aunque también es curiosa la historia previa de Terezín. El emperador Josef II fundó la ciudad fortaleza a finales del siglo XVIII. Le dio el nombre de su madre, la monarca Marie Terezie. Actualmente, también cuenta con un museo en honor a František Josef I, que te acercará a la vida de un emperador de la corte del Imperio austrohúngaro.


 

Comentarios