Revalorizarán el circuito religioso y turístico de Lules
31/07/17

Cuenta la historia de la ciudad tucumana de Lules que la ferviente devoción por la Virgen del Valle comenzó un 26 de noviembre de 1923, cuando un labrador halló en la zona conocida como La Reducción una imagen de ella enterrada.

En ese lugar, en medio de un campo de caña de azúcar, se encuentra una pequeña ermita en el lugar original donde apareció la Virgen. Allí concurren cada año cerca de 3000 peregrinos a celebrar las fiestas patronales. Hoy, el gobernador, Juan Manzur, recorrió la zona junto con el intendente de Lules, Carlos Gallia.


La idea del municipio para revalorizar el lugar y hacerlo más accesible a los creyentes y turistas prevé la ampliación del pequeño santuario, que será construido como una réplica del Santuario de la Virgen del Valle popularmente conocido por los festejos de la inmaculada Concepción que se realizan allí cada 8 de diciembre.


“Este es un lugar muy importante de fe y devoción al que cada año acuden miles de personas. El pueblo tucumano es profundamente mariano y este proyecto ayudará a revalorizar esa idiosincracia que tenemos como provincia”, sostuvo el primer mandatario.


En el mes de noviembre de 1923 el cielo de Tucumán se preparaba para soportar una fuerte tormenta. En la finca de Felipe Auvieux, situada a 4 kilómetros de la ruta 301 hacia el oeste, los obreros se preparaban para recoger la cosecha, pero por el fuerte viento el patrón ordenó a todos a volver rápidamente a sus casas. Uno de los trabajadores, Luis Delgado, quien había nacido mudo, con señas indicó que seguiría trabajando un poco más. Cayeron grandes piedras y los pobladores pensaron que sus campos quedarían dañados gravemente. Cuando pasó la tormenta, la gente comprobó que no había habido daño alguno. Mientras tanto, Luis con señas comentaba que había presenciado algo extraordinario: una luz fuerte, un objeto que cayó del cielo al lado del algarrobo y algo que subió en el mismo lugar. Luis cavó en el sitio y encontró una pequeña imagen de María Inmaculada.En su honor, construyeron una pequeña capilla donde estuvo la imagen hasta 1925. En diciembre de 1966 la Virgen fue trasladada al actual santuario sobre ruta 301, en el kilómetro 24,5
El circuito religioso luleño forma parte de los atractivos turísticos del municipio y de la Ruta de la Fe, un recorrido por los principales templos religiosos con valor artístico y arquitectónico ideado por Ente Tucumán Turismo. Cada 8 de diciembre cerca de 150 mil personas llegan a pie desde todo el país a Lules, para venerar a la Virgen. “Es parte de nuestra historia”, valoró Manzur.


El intendente destacó que Lules cuenta también con varias opciones para toda la familia: la Quebrada de Lules y su balneario, el turismo aventura, las ruinas de San José, la Iglesia Fundacional, el oratorio de San Antonio de Padua, la Casa de la Cultura y los diferentes festivales y eventos locales, como la Fiesta de la Virgen del Valle, “Lules canta a la Patria”, la Expo Productiva y las fiestas por San Isidro Labrador.

Comentarios