Con el Museo Folclórico de Londres, Catamarca suma otro atractivo turístico a la Ruta 40
02/11/17

Quedó inaugurado, el pasado jueves, en la localidad de Londres, provincia de Catamarca, el Museo Folclórico, una obra que se puso en marcha hace unos cuatro años en un acuerdo conjunto entre el Gobierno de Catamarca, La Municipalidad de Londres y la Fundación Félix Azara.

Del acto protocolar inaugural participaron el senador Marcelo Cordero, a cargo de la Vice Gobernación de la Provincia y en representación de la gobernadora Lucia Corpacci; el intendente de Londres, Gilberto Santillán; el intendente de Santa María, Juan Pablo Sánchez; el intendente de Belén, Daniel Ríos; el senador departamental de Belén, Jorge Sola Jais; la secretaria de Turismo, Natalia Ponferrada; la secretaria de Cultura, Jimena Moreno; además de funcionarios gubernamentales y municipales e integrantes de la familia Barrionuevo García, quienes donaron el edificio donde funcionará este atractivo museo.


El acto comenzó con las palabras alusivas por parte del Dr. Guillermo Barrionuevo, nieto de la Señora María Salome García y del Señor Teodulfo Barrionuevo, quienes donaron esta propiedad a la Municipalidad de Londres, hace cuarenta años; además hizo uso de la palabra la Señora Petrona Acosta Alaníz de Ruiz, quien en representación del pueblo de Londres, se refirió a la historia de esta construcción y de cómo tras el paso de los años se convirtió en casa y refugio de cuanta personalidad importante paso por el pueblo, además también hizo uso de la palabra el Museólogo y Naturalista de la Fundación Azara, Mlgo. Claudio Bertonati, además del Director de dicha Fundación el Lic. Adrian Giacchino, de la secretaría de Cultura, Lic. Jimena Moreno, de la secretaría de Turismo, Mlga. Natalia Ponferrada, de la Representante del Ministerio de Turismo de la Nación, Lic. Carina Chiuchich; del vice gobernador a cargo Marcelo Cordero y del intendente de Londres, Dr. Gilberto Santillán.

Luego se procedió al descubrimiento de placas y a la bendición del edificio por parte del cura párroco de Londres para dar paso de todos los presentes a descubrir este moderno museo.


Según la Fundación Azara, el museo está dedicado a la defensa, difusión y conservación de las costumbres, creencias, artes y saberes del campo; cabe destacar  que buena parte de las colecciones reunidas fueron donadas de modo espontáneo por los vecinos de Londres y de sus alrededores al escuchar los objetivos de esta institución. De ahí el compromiso del museo de conservar esos bienes, de investigarlos, y de educar con ellos a través de una exhibición interpretativa que esté al servicio de la misma sociedad.

Cabe aclarar también que lo más importante de este tipo de museos no son los humildes objetos que se presentan, sino los conocimientos populares que los han creado y lo que estas piezas nos permiten contar sobre ellos y sus manos o mentes creadoras. En este museo no solo hay recuerdos de personas, sino de una sociedad. El tesoro de este museo es la memoria popular.

Desde la cultura del mate a los mitos populares

Este nuevo museo está ubicado en la antigua casona del siglo XIX que fuera donada por la familia de la notable escritora catamarqueña Julia García Mansilla.

Catamarca es un millonario yacimiento de expresiones folklóricas. Lo sabemos porque fueron estudiadas y difundidas desde hace un siglo por un pequeño pero poderoso grupo de personas de la cultura. Entre ellos Adán Quiroga, Juan Alfonso Carrizo y Samuel Lafone Quevedo, Carlos Villafuerte, Luis Franco, Juan Oscar Ponferrada, Antonio Larrouy, Pedro Ignacio Galarza, Manuel Acosta Villafañe, Margarita Palacios y Ramón Rosa Olmos.


En 1846, William John Thoms, el “padre” de la folklorología formuló un diagnóstico que sigue vigente: “ninguno de los que haya hecho su materia de estudio los usos, costumbres, observaciones, supersticiones, cantares, proverbios, etcétera, de los tiempos viejos ha dejado de arribar a dos conclusiones: - la primera, cuánto se ha perdido por completo de lo que es curioso e interesante en estas materias; - la segunda, cuánto puede ser rescatado con un esfuerzo oportuno”. Dicha necesidad de rescate sigue vigente.

Por eso, este museo está dedicado a la defensa, difusión y conservación de las costumbres, creencias, artes y saberes del campo. Es notable y justo contar que buena parte de las colecciones reunidas fueron donadas de modo espontáneo por los vecinos de Londres y de sus alrededores rurales al escuchar los objetivos de esta institución. De ahí el compromiso del museo de conservar esos bienes, de investigarlos, y de educar con ellos a través de una exhibición interpretativa que esté al servicio de la misma sociedad.


Una aclaración es oportuna: lo más importante de este tipo de museos no son los humildes objetos que se presentan, sino los conocimientos populares que los han creado y lo que estas piezas nos permiten contar sobre ellos y sus manos o mentes creadoras.

En este museo no solo hay recuerdos de personas, sino de una sociedad entera que en ellos se puede ver reflejada. Mucho de lo que sus visitantes verán en las salas será lo que rara vez un turista podrá apreciar si viaja apurado: la intimidad de la vida cotidiana y popular de una parte de la Argentina.

Hay muchos museos que conservan tesoros materiales. El tesoro de este museo es la memoria popular.

El museo no será sólo una exhibición de objetos sino una institución viva, dedicada a investigar y difundir la memoria y los conocimientos populares del noroeste argentino. Será además la posta cero de la Ruta del Telar (circuito turístico de la región), funcionará en él un mercado artesanal y un centro de interpretación de las artesanías catamarqueñas. Finalmente el museo contará también con una Serie de Publicaciones, cuyos dos primeros títulos son la reedición de “Folklore Calchaquí” obra célebre de Adán Quiroga y “Folklore de Catamarca” que incluye la información reunida por el museólogo Claudio Bertonatti para la realización del museo.

Asado en El Sosiego, recorrida por El Shincal y visita a artesanos tejedores

Una vez finalizado el acto protocolar y de recorrer el interesante museo que atesora las costumbres y raíces profundas de la región y en algunos casos puntuales no solo Catamarqueñas y de la región sino de Argentina, llegamos a la finca municipal El Sosiego -una hermosa casona con plantaciones de nogales que también fue donada por su dueño a la comuna-, donde las autoridades londrinas - asi es el gentilicio- nos esperaban con un excelente asado, previamente pudimos saborear unas exquisitas empanadas catamarqueñas.



Posteriormente visitamos El Shincal de Quimivil, uno de los sitios arqueológicos mas importantes de América, que preserva las ruinas de una destacada ciudad incaica, estratégicamente ubicada en la conexión norte- sur del Camino del Inca.


No podiamos dejar Londres sin visitar parte de la Ruta del Telar y llegarnos a la casa de maestros artesanos, que ralizan obras de excelencia y sus ponchos son una muestra de ello.

Allí conocimos a Graciela Salvatierra y su hijo Mauro Gutiérrez, quienes nos muestran y explican como se utiliza el telar criollo y la técnica del poncho con guarda atada o ikat.

Graciela y Mauro, no solo son orgullo catamarqueño sino nacional, pues fueron invitados a Malasia a exhibir sus productos. 

Algo mas de El Shincal de Quimivil

El Shincal de Quimivíl se ubica en el Departamento de Belén, al extremo meridional del valle de Hualfín, 6 kilómetros al noroeste de la ciudad de Londres, provincia de Catamarca; y a unos 1300 metros de altura, entre el río Quimivíl y el río Hondo. Representa uno de los sitios provinciales incaicos más importantes de todo el Tawantinsuyu. Se trata de tres pequeñas lomas aisladas con construcciones en sus faldas. La parte principal de las ruinas consta de una serie de recintos rectangulares cuyas paredes de piedra alcanzan más de dos metros de altura. El sitio fue planificado no sólo como una capital político-administrativa, sino también como centro ceremonial.


El Shincal preserva no sólo las ruinas arqueológicas incaicas sino un verdadero jardín botánico de especies autóctonas y fauna. El conocimiento y la comprensión de los orígenes de las distintas sociedades que lo habitaron revisten una importancia fundamental para toda la humanidad.


Estuvo habitado durante casi un siglo, hasta aproximadamente 1536, con un trazado urbano similar al de Cuzco, como capital provincial y de rol estratégico en el camino del Inca entre el norte y la zona de Mendoza. Hasta 1981 estuvo tapado por los arbustos "shinki", casi olvidado, hasta que el doctor de la Universidad de La Plata, Rodolfo Raffino, dio con él y retomó los estudios del lugar, en 1978.


La Londres catamarqueña

Londres, en Argentina, es una localidad turística de la provincia de Catamarca, en el departamento Belén, en el kiñómetro 4075 de la Ruta Nacional 40 y al pie de las sierras del Shincal, a 1.558 msnm, en cercanías del río Quinmivil.

Fue la primera localidad fundada por españoles en Catamarca y la segunda en el actual territorio argentino, luego de Santiago del Estero. Se encuentra a 281 km de la capital provincial (y se llega pasando por Aimogasta, provincia de La Rioja).

En el plano turístico cuenta con importantes atractivos, y en cuanto a servicios un interesante complejo de cabañas, hospedajes sencillos y un muy buen restaurante ubicado dentro de la reserva arqueológica de El Shincal.

Por Daniel Baroni/ Turismo 530 desde Londres, Catamarca





Comentarios