Antonella Vera, derroche de talento y belleza en el carnaval de Corrientes
17/02/18

Es una eximia violinista que, con sus jóvenes 28 años, deslumbró en el carnaval correntino, en su intervención en la comparsa Ará Berá, siendo una de las figuras centrales del Carnaval, entonando en un solo de violín estrofas del mítico tango de Gerardo Matos Rodríguez, La Cumparsita o la milonga Taquito Militar del recordado Mariano Mores.

La combinación de belleza con talento no es un don que les toque a muchos en esta humanidad, lo cierto es que esta sorpresa de deleite auditivo y visual, apareciendo en escena una violinista sublime, con una producción impecable, vestido y galera, generó una explosión de aplausos y delirio en el público, durante cada noche, en el cierre del desfile de la comparsa Ará Berá que vio en el tango su "musa inspiradora" de este capítulo 2018, con el samba enredo "Cambalache" y que por mas de 50 años viene generando sensaciones en correntinos y visitantes.


Antonella es un derroche de talento, belleza y simpatía, y se concentra al extremo para lograr que su música llegue al corazón del público: "a veces me dicen que tengo cara de mala cuando toco, es que en esos momentos es solo el violín y yo, es como si no hubiera nada, solo el sonido que buscamos transmitir" -explica la correntina que integra las Orquestas Sinfónicas de ambas orillas del Paraná: la de Corrientes y la del Chaco . “Cuando me convocaron para participar en Ará Berá y de hacer un solo de violín me encantó la idea. No soy comparsera pero como todo habitante de esta tierra amo el carnaval y lo disfruto cada año. Esta idea fue fascinante y al mismo tiempo terriblemente arriesgada, no sabíamos como iba a ser su repercusión en el corsódromo. Poner al violín en un lugar de privilegio creo que ha dado sus frutos y fue muy bien recibido"-



Cuenta que recibió la inspiración del violín, como su madre y otros integrantes de la familia, a través de su abuelo, Julio Angel Blanco, un destacado músico quien fuera uno de los fundadores de la Orquesta Sinfónica de Corrientes. Comenzó con este arte a los 8 años y se perfeccionó en la capital porteña, cuando ganó una beca y debía viajar tres veces al mes. Allí intengró la Orquesta Juvenil de Buenos Aires y por primera vez llegó al escenario del teatro Colón.

Gracias a su abuelo aprendió a disfrutar de la música clásica, pero le gusta todo tipo de género: la electrónica, la comercial, el tango y desde luego el chamamé, participando en varias ediciones del Festival Nacional que se realiza en enero en Corrientes previo al carnaval.


No es la primera vez que es convocada para integrar una comparsa, recuerda que de pequeña participó con 12 años de Copacabanita interpretando El Danubio azul, el famoso vals compuesto por Johann Strauss. Y que en 2014 tuvo su primera participación en Ará Berá. En esta edición tuvo dos diseñadores: "quiero agradecer el vestuario de dos grandes como Jorge Sandoval y Henry Cardozo, para el show y desfile de comparsas y el peinado, maquillaje y produccion de Jesus Puchetta.

Como anécdota vale destacar que el violín estará presente en el último fin de semana de carnaval pero sin la presencia de la jovén que luce su vestido y una galera al tono, ya que será reemplazada por otro músico; el motivo: tiene programado un viaje al exterior y el carnaval que debía terminar una semana antes fue reprogramado por lluvia y extendido.

Antonella, quien tuvo el hobby de ser modelo, es la propietaria de Mia Zia un local de ropa en el centro de Corrientes, está en pareja y le apasiona viajar, sobre todo a destinos de playa; confiesa que "me encantaría integrar una comparsa pero lleva mucho tiempo, dedicación y dinero; disfruto muchísimo estas participaciones y agradezco que me convoquen y me tengan en cuenta" - hace un silencio y dice... "lo mío es la música, la llevo en el alma".

Por Daniel Baroni/ Turismo530 desde Corrientes

Fotos gentileza: Josemi Photographer


 

Comentarios