El fundador de FlyBondi se va de Argentina, fracasado, triste y criticando al peronismo
06/11/19


Curioso, otro amarillo que utiliza metáforas, en este caso comparó al peronismo con un cáncer que destruye el país. Lo dice un extranjero que fue "autorizado" por el gobierno de Macri a fundar una aerolínea low cost, que su proyecto había sido rechazado en 2009 por la ANAC; y que tuvo mas de un beneficio: recibió 99 rutas; opera en El Palomar, un aeropuerto inventado para la ocasión; le armaron un sindicato propio: los trabajadores no tienen convenio colectivo, por lo cual no tienen una jornada laboral definida, no tienen transporte, alimentación y en algunos casos son monotributistas. A esto hay que sumarle que a mediados de 2018 el Ministerio de Transporte eliminó las regulaciones que establecen las tarifas mínimas para la venta de los pasajes aéreos de cabotaje y con esto no sólo permitió el dumping, sino que "liquidó" a todas las empresas aéreas, que competían por ofrecer las tarifas más bajas, incluso hasta cobrar pasajes a un peso el tramo; y es imposible olvidar que primero le autorizaron las operaciones al exterior y posteriormente habilitaron el aeropuerto para vuelos internacionales. Medidas todas que atentaban a sabiendas contra Aerolíneas Argentinas y que no pudieron desguazarla, gracias a la combativa lucha gremial.

Julian Cook, el fundador de FlyBondi, es otro de los tantos que en lugar de asumir su fracaso, culpa a los 70 años de peronismo; no solo le puso un nombre espantoso a su empresa; la pintó de amarillo, un color mufa para los supersticiosos, pero acorde al partido político que lo banca y puso a un perro como mascota; sino que además la deficitaria empresa -fuentes informadas hablan de más de 68 millones de dólares- no paró de hacer papelones desde que comenzó a volar: dejando a varios miles de pasajeros varados y teniendo decenas de incidentes aéreos, algunos de gravedad. El futuro incierto de Cook, no es el peronismo, sino la propia empresa de la cual fue Ceo, hasta hace un año, y que fue reemplazado pese a seguir como accionista.

Seguramente esta historia terminará como tantas otras, con los trabajadores puestos como rehenes y escudo, para amortiguar un final inexorable, de una compañía que arrancó a los tumbos, siguió mal, y tendrá un fin poco feliz, más allá de que le echen la culpa al próximo gobierno y no se hagan cargo de sus propios errores.

PARIENDO A FLYBONDI

La historia comenzó oficialmente en Bariloche, cuando el entonces ministro -hoy devaluado a secretario- Gustavo Santos, presentaba en la última reunión del año 2016 del Consejo Federal de Turismo, en Bariloche, "al gurú" de la aviación mundial, a alquien que iba a "revolucionar" el mercado aerocomercial argentino. Allí volvió a repetir una frase: "conectividad o muerte" que la dijo cientos de veces, para sostener la farsa de la "revolución de los aviones", que fue uno de los globos mas grandes y marketineros que tuvo este gobierno (Avianca quebró, Norwegian sigue con resultados negativos, Andes tiene una situación financiera de riesgo, estuvo 10 días sin volar, y Flybondi -la niña mimada del gobierno- que se sabrá realmente su situación luego del 10 de diciembre cuando asuman las nuevas autoridades y quede al descubierto lo que aseguran muchas fuentes confiables de que la empresa no podrá sostener por mucho tiempo su déficit.

Esa fría mañana de diciembre en el Llao Llao, Julian Cook, se presentaba ante los responsables del áerea de turismo de todo el país; la idea era venderles el modelo y que lo compren. Pero el nombre causó risa a mas de uno: Bondi es por colectivo??? se preguntaban asombrados. Y si era así.

En aquel momento en dialogo con Turismo530 Cook dijo "Nos pareció increíble que un país como Argentina no tenga una compañía aérea de bajo costo y es por eso que decidimos desarrollar el proyecto"- dijo Cook. La idea surgió en 2009 y, tras reunirse entonces con la ANAC, les dijeron que no estaban interesados en que una low cost opere en Argentina. Tras el cambio de gobierno, en diciembre de 2015, Cook se volvió a contactar con el empresario argentino Gastón Parisier para retomar el proyecto.

"Cuesta muy caro volar en este país, es por eso que nosotros tenemos un plan de negocios que nos permitirá entrar en el mercado con tarifas muy convenientes, a un costo de 4 centavos de dólar por kilómetro".

TODO CONCLUYE AL FIN

Fue como salir dando un portazo. No es la primera vez que Julian Cook, fundador de Flybondi, un inglés que se instaló en 2016 en Buenos Aires con su familia, hace catarsis por escrito: ya en abril, molesto con la política aerocomercial, le había enviado una carta personal a Mauricio Macri. La semana pasada, horas después de las elecciones, se despidió de modo análogo del grupo de WhatsApp "Empresarios por el cambio", un chat de respaldo al Gobierno y derivado de otro más grande y conocido, "Nuestra voz", que sigue vigente aunque con menos actividad. Desilusionado, Cook vuelve a criticar al Presidente, cuenta que regresa a su país y agrega dos elementos explosivos: perplejidad por el regreso de Cristina Kirchner y críticas al peronismo, publicó hoy el diario La Nación.

"Estimados, como todos en este grupo estoy triste por el resultado y no puedo creer que Cristina volvió", empieza, y repasa sus orígenes y logros aquí: "Decidí mudarme acá de Londres en 2016 y levanté US$75 millones para lanzar Flybondi. Al día de hoy hemos transportado dos millones de pasajeros, 400.000 viajaron por primera vez en su vida en avión. El camino fue difícil con un tipo de cambio que pasó de 16 a 60, teniendo en cuenta que tenemos 70% de nuestros costos en dólares".

Cook, que hace un año dejó el cargo de director general pero sigue como accionista, expone argumentos parecidos a los de la carta a Macri. La diferencia con aquel texto es, además del idioma -esta vez prefirió el castellano-, el contexto: inmediatamente después del triunfo de Alberto Fernández, que durante la campaña dijo que Guillermo Dietrich, ministro de Transporte, debería estar avergonzado porque Flybondi amenazaba "con desguazar Aerolíneas Argentinas y el sistema de vuelos estatales".

Su mensaje cuestiona entonces la gestión con la compañía estatal. "Lamentablemente, el gobierno de MM [Mauricio Macri] se quedó a mitad de camino en muchos aspectos, no hizo una reestructuración de Aerolíneas Argentinas, que tuvo US$680 millones de pérdida en 2018. Una vergüenza, cuando el país tiene 30% de pobreza. Hoy no sé cómo va a seguir Flybondi con este gobierno K. Ya dejé mi posición de CEO y vuelvo a Londres en diciembre. Me quedo en el directorio, así que voy a seguir los próximos pasos de Flybondi y del país, pero de un poco más lejos".

"Nuestra voz" surgió en junio y ahí se trataban temas que pasaban a discutirse en subgrupos entre los interesados. Tiene todavía 237 integrantes, entre ellos, Hugo Sigman, Cristiano Rattazzi, Hugo Eurnekian, Martín Otero Monsegur, Gonzalo Tanoira y Susana Balbo, pero ha variado los ejes de conversación. La semana pasada, por ejemplo, alguien celebró una entrevista publicada a Guibert Englebienne, de Globant, uno de los impulsores del chat, y recibió objeciones acerca de que el grupo no se había conformado a los efectos de elogiar a nadie. "Qué poca tolerancia", se quejó Balbo.

El subgrupo en el que Cook escribe es más pequeño: unos 40 integrantes. El inglés aprovecha entonces para ser franco en su visión del futuro. "Fueron 4 años intensos, aprendí mucho y logramos mucho, pero hoy tengo la sensación, como muchos, de que vamos a volver a la situación anterior. Fue un placer vivir en la Argentina, conocí y trabajé con muchas personas brillantes y tengo acá amigos de la vida; el país es lindísimo... Es una pena irme, pero no me quedó otra. Voy a salir ahora del grupo", dice, y elige una despedida fuerte: "Les deseo lo mejor, amo la Argentina y espero que un día va a salir del peronismo, un cáncer que destruye el país poco a poco desde [hace] décadas. Abrazos a todos, Julian Cook".

En un comunicado el presidente del PJ, José Luis Gioja sostuvo que "Cook no conoce de peronismo ni de cáncer". En tanto la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), se unió al repudio generalizado por esas declaraciones y avanzó con un contundente se acaba el curro low cost". Desde la empresa no hicieron comentarios. El destino de Flybondi está marcado.


Comentarios