Huinid inauguró un nuevo hotel y busca ser la embajada rionegrina en la capital del país
27/01/20

Si de experiencia hotelera se trata, la familia Roccatagliata tiene de sobra. Es que hace dos décadas lideran la oferta en Bariloche con Huinid Hoteles y ahora, llevaron su impronta a Buenos Aires.


El 15 de enero abrió sus puertas Huinid Obelisco, un nuevo lugar donde la calidad se conjuga con la trayectoria para ofrecer una experiencia de primer nivel.


El proyecto comenzó mucho tiempo atrás, en 2014 para ser exactos. Pablo Roccatagliata explicó que “a diferencia de lo que ocurre generalmente, cuando las cadenas hoteleras desembarcan en Bariloche, nosotros hicimos lo contrario y apostamos por diversificar la oferta en la capital”.


Así, tras más de seis años de mucho trabajo, inauguraron Huinid Obelisco el 15 de enero. El lugar cuenta con 84 habitaciones y aunque en principio solo está disponible el lobby bar, en marzo abrirá un restaurante con marcada impronta patagónica.


El objetivo de la familia Roccatagliata es justamente, identificar al hotel con la esencia de la Patagonia, tanto en su gastronomía, como en las líneas de decoración, entre otras cosas. Además, tiene un solárium con gimnasio completo, hidromasajes y ducha escocesa. Huinid
Obelisco se posiciona como un hotel de tres estrellas superior.


“El restaurante se va a llamar Raíces Patagónicas y queremos trabajar la carta con esa identidad. Vamos a tener productos del sur y todo va a estar comandado por el chef de Villa Huinid, Alejandro Clausen”, detalló Roccatagliata.


Huinid Obelisco está ubicado en el barrio porteño San Nicolás, a cinco cuadras del distintivo capitalino del cual lleva el nombre y a una cuadra y media de la avenida Corrientes, precisamente, en Sarmiento 1431.


El edificio donde funciona data de 1875 y era un almacén naval. “Al ser una construcción histórica, teníamos que preservar muchas cosas edilicias, por eso demandó tanto trabajo” indicó Roccatagliata.


La obra implicó refacciones en la parte histórica donde se encuentran algunas habitaciones y además, levantaron una torre de 9 pisos, “lo máximo en altura estipulado para la zona”, según explicó el hombre.


“La respuesta de la gente ha sido muy buena, teniendo en cuenta que en Buenos Aires es temporada baja y que es un hotel totalmente nuevo”, señaló. La noche de su apertura, Huinid Obelisco contó con 60 huéspedes y el número se mantuvo durante la primera semana.


En el nuevo establecimiento hotelero trabajan 30 personas, número que se irá acrecentando a medida que haya más demanda de huéspedes. “Estamos muy contentos porque a pesar de empezar recientemente, ya contamos con comentarios en buscadores de alojamientos como Booking, Trivago, Despegar y TripAdvisor”, remarcó orgulloso Roccatagliatta.


Huinid Hoteles en Bariloche es ampliamente reconocido no solo por su calidad en hotel y cabañas, sino también por la gastronomía de primer nivel y el spa abierto a huéspedes y a residentes de la ciudad.


En ese sentido, Roccatagliata relató que el segundo huésped que tuvieron era de Cipolletti y los reconoció por haberse hospedado ya en Bariloche. “Nuestro proyecto es que el hotel sea la embajada de Río Negro en la capital”, enfatizó y para esto “vamos a trabajar con productores de Bariloche y la zona, queremos contactar bodegas del Valle, otro objetivo es que un productor de helados artesanales local nos provea allá. Queremos que sea la identidad del hotel”.


Las tarifas de Huinid Obelisco son más que tentadoras, y esto también es parte de ser nuevos en el mercado porteño. “Los precios no reflejan quizás la calidad del producto, pero es la manera de que la gente nos conozca en Buenos Aires, donde la competencia es muchísimo más grande”, destacó.


Así, Huinid abrió las puertas del primer hotel de la firma fuera de Bariloche y conserva su espíritu familiar. Con identidad patagónica, un nombre característico y destacado en la zona y excelencia en la atención, se avecina como una de las promesas hoteleras de Buenos Aires.

Comentarios