VACACIONES DE INVIERNO SERRANAS EN TANDIL
07/07/06

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares y Afines de Tandil, provincia de Buenso Aires, lanzó una campaña sobre las amplias posibilidades de descanso y entretenimiento que ofrece esa ciudad bonaerense para la próxima temporada de invierno, con la expectativa que le da el incremento del 40% registrado en los dos últimos años de turistas extranjeros procedentes de USA, Italia, Francia, Alemania, Inglaterra, Brasil, Chile, Uruguay, China y Filipinas, atraídos por la belleza local y la caza menor.

Tandil proyecta una ocupación hotelera y parahotelera entre el 85 y el 90% de sus 4.865 plazas, además de sus reconocidos campings que convocan a miles de familias para el contacto directo con la naturaleza.

Ubicada a sólo 353 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, es decir a cuatro horas de viaje terrestre, Tandil posee no sólo su famosa Piedra Movediza, en el el cerro El Centinela, sino una variada gama de opciones deportivas y aventura, como el vuelo en planeadores, actividades de roca(rappel, escalada, jumar, tirolesa), trekkingg, cabalgatas entre pinares y cauces de agua, canotajes por arroyos agrestes y travesías en Mountain Bike, pesca de pejerrey, cuatriciclo todoterreno.

Apta para las cuatro estaciones del año, Tandil tiende a lograr que “quien vaya una vez, siempre vuelva”, y buena parte de ese objetivo depende de los excelentes guías habilitados para acompañar en cada una de las actividades elegidas por los turistas, develando los secretos de las piedras, del avistaje de pájaros y los animales silvestres.

La visita al complejo recreativo del cerro El Centinela se enaltece al llegar a “Epoca de Quesos”, que constituye en sí misma una aventura gastronómica de la más rancia tradición aproxima, además, a la exquisita producción local de salames, pan casero y cerveza artesanal.

Desde 1875 los pobladores tandileses tienen en claro lo que es el “buen comer”, el signo de una antigua pulpería de aquellos años que hoy repite esa rutina al ofrecer al viajero su deliciosa picada dejando la sensación de haber entrado en el túnel del tiempo.

En esta ciudad fundada en 1823 y que cuenta con 130.000 habitantes, el golf es el deporte terrestre privilegiado de Tandil, donde se extienden los mejores campos del país en un terreno quebrado y exigente que pone a prueba a los más expertos. En contraste, el límpido aire tandilense es el elemento ideal para los planeadores ultralivianos y los lanzamientos en paracaídas, que tienen cada día más adeptos.

La Asociación de Hoteles, Restaurantes, Bares y Afines de Tandil garantiza una variada oferta de hospedajes de todo tipo. Desde cómodas posadas de gran nivel, excelentes cabañas, hosterías y estancias que combinan lujosamente la privacidad con el relax, hasta hoteles de 4 a 1 estrellas con todas las comodidades. Pero también ofrece la posibilidad de vivir unos días en medio de la naturaleza en casas de tronco entero, empotradas en bosques donde conviven zorros pequeños con lagartos y ciervos.

Varios de estos alojamientos poseen SPA, y una diversidad de espacios con terapias de agua variadas, masajes, fangos y novedades. Los hay con alojamiento o de libre acceso.

Desde el punto más alto del cerro Independencia se puede contemplar la ciudad desde las alturas, pero por la noche se descubre un espectáculo particular que acompaña el castillo Morisco, construido por la colectividad española para su centenario.

El fantástico PARADOR DEL SOL , al lado del Lago del Fuerte, agregó servicios de barras y tragos en sus 6 mega piscinas, bajo las palmeras y sombrillas de paja. Es la posibilidad de unir el aire con las sierras,... sin arena ni viento.

Las noches en Tandil tienen siempre música en todas sus variantes; piano, jazz, tango, teatro, folklore, micrófonos abiertos y karaokes ... sorpresas que solo una ciudad con alta temperatura cultural se puede dar.

Se puede llegar a Tandil en Bus –partiendo desde la estación de ómnibus de Retiro- o en automóvil, siguiendo la Autopista Ricchieri, luego la Autopista Cañuelas, después la Ruta 3 hasta la ciudad de Las Flores y allí empalmar con la Ruta 30 hasta la 226 que llega a Tandil.

Si el viajero espera un final feliz, los quesos y salames consagrados, siguen siendo marca registrada. Pero acompañados de conservas finísimas, frutos del bosque, delicatessen en chocolates y alfajores para acompañar con cerveza artesanal de todos los tipos. ¿Ultima moda? El “ tapeo serrano”... con quesos y cerdo, calentitos en cazuelas oliendo a romero, cordero con finas hierbas, jamones ahumados con ciruelas y salsas de berrys...

Comentarios